MARÍA GARRALÓN

¿Te acuerdas de la serie televisión de Compañeros? ¿De Roció, la madre de Valle o, incluso si eres un poco más mayor, de Julia en Verano Azul? Si la recuerdas entonces sabrás perfectamente quien es María Garralón una maravillosa actriz y como no persona ante todo.
Un día, paseando por Colmenar, unas amigas vimos a Maria Garralón y decidimos realizarla la siguiente entrevista:


Beatriz: ¿Cómo se dio cuenta de su vocación como actriz? ¿Cuándo fue?
Maria Garralón: Pues desde que era chiquitina en el cole, me encantaba el mundo de la interpretación y sobre todo me encantaba subirme a un escenario

Rocío: ¿Cómo se lo tomaron sus padres?
M.G: Fatal. Imagináoslos, en esos tiempos no se lo querían ni pensar. Eran tiempos distintos y eso de ser actriz era algo inimaginable. Además deje la carrera de turismo.

R: ¿Cómo fueron sus primeros pasos en ese mundo?
M.G: Empecé en una compañía de teatro independiente.

R: Desde esos comienzos, ¿no ha pensado trabajar en otra profesión? ¿Por qué?
M.G: No, porque me gusta mucho esta profesión, aunque también tengo hecha la carrera de turismo.

R: ¿Cómo le afectó la fama?
M.G: No me afectó mucho porque no soy tan famosa, aunque verdaderamente cuando se me dio a conocer más fue con el papel de Julia en Verano Azul, aunque es una fama entrañable.

R: ¿Prefiere la televisión o el teatro?
M.G: Me da igual. Me gustan las dos cosas, aunque para mi vida personal me viene mejor la televisión porque tengo hijos y con el teatro hay que viajar.

B: ¿Cómo selecciona los papeles?
M.G: Realmente no los selecciono yo. Son los que me proponen.

R: Te recordamos en papales de Verano Azul, Compañeros… ¿Por qué eligió esos papeles y no los rechazó? ¿Qué hizo que los aceptara?
M.G: El de Verano Azul, realmente no le elegí yo. Me le propusieron y acepté porque era casi lo primero que iba hacer y porque me sentía identificada con el papel de Julia.
El de Compañeros lo acepté porque me pareció muy original tener una doble vida como era la de Rocío: la de una madre horrorosa que no sabía hacer nada en casa y, por otra parte, una secretaria estupenda, y sobre todo acepté esos papeles porque me encanta trabajar con gente joven.

B: ¿Qué personajes que aún no ha representado le gustaría representar?
M.G: Pues no lo sé. Hay veces que veo una película o una representación y digo «¡ay, como me hubiese gustado hacer ese papel a mi!». Pero ahora mismo no lo sé.

B: ¿Qué personaje no representará nunca? ¿Por qué?
M.G: Yo creo que el papel que nunca representaría sería el que tuviera escenas con arañas o serpientes o bichos de ese tipo. Tendría que estar muy mal para representarlo.

R: ¿Cuál de los personajes que ha representado le ha gustado más? ¿Y el que menos?
M.G: Ay, pues no sé decirte. Me han gustado todos. A lo mejor el de Julia en Verano Azul, pero todos me han gustado.

B: ¿Cuál es su director de cine favorito?
M.G: Pues, ahora mismo, el que más me impresiona, a lo mejor por lo joven que es, es Amenabar. Me gustaría mucho ponerme a trabajar con él.

B ¿Y de teatro?
M.G: No sé. Tengo muchos, no me podría decir por uno ahora mismo

R: ¿Con qué actor le ha gustado trabajar más?
M.G: Con todos. La verdad es que nunca he tenido problemas con ningún actor o actriz y si los he tenido los he solucionando dialogando. Pero como los que pueden tener chicas como vosotras.

R: ¿Con que actor le gustaría trabajar?
M.G: ¡Con Paul Newman! Siempre tengo un póster grande de él en mi camerino y antes de cada función me arrodillo ante él.

R: Y por último,¿tiene actualmente algún proyecto entre manos? ¿De qué se trata? ¿Con quién trabaja?
M.G: Sí, en una obra de teatro de Miguel Mihura titulada La Bella Dorotea, porque este año es el aniversario de su publicación y le queremos rendir un homenaje. En ella hay actores como Victoria Vera, Juan Carlos Martín, entre otros, y actuamos el día 25 de Noviembre en Murcia.

Durante la entrevista pudimos comprobar que María está muy contenta con su profesión y que no se arrepiente de haber dado ese paso tan duro en aquellos tiempos, cuando decidió ser actriz, aunque entonces no se llevaba y a todo el mundo le parecía mal y tuviera que dejar la carrera de turismo.

Fuente: Educa Madrid