Del Barco de Chanquete a Sufridores en Casa

 

Por Mike Medianoche

Del 9 al 11 de abril ha estado en Málaga la comedia policíaca Trampa Mortal, escrita por el gran Ira Levin y protagonizada por Paco Valladares, María Garralón, Marisa Segovia, Rafael Esteban y un actractivo (aunque sin barba) actor llamado Alejandro Navamuel. El día del estreno en la ciudad de Terelu fui con mi madre a verla, en plan la Pantoja y Doña Ana, y esperé a que los actores saliesen para que me firmasen el libreto. Y entre firma y alguna foto le pregunté a María Garralón si querría concederme una entrevista para esta tu web amiga, y me dijo que sí, quedando para el día siguiente.

Y ahí estaba yo a la hora acordada, con mi camiseta de Ruperta, esperando en la entrada del teatro, a lo Eva al Desnudo, a que apareciese la actriz que encarnase a tantas mujeres que nos han acompañado en la pequeña pantalla: desde Julia en Verano Azul a la conserje Rocío de Compañeros, pasando por María de la Encarnación en Farmacia de Guardia entre tantos y tantos trabajos. Así pues,  llegó ella, más maja que las pesetas, con unas gafas de sol, y me dijo que iba tarde, que si podía pasar con ella al camerino para ganar tiempo.

Así pues, me veo en el camerino con María Garralón, teléfono móvil-grabadora en mano y comienza la entrevista. A mitad de la primera pregunta me doy cuenta que, debido a mis nervios tipo “niño huérfano en Sorpresa Sorpresa”, olvidé darle al REC, por lo que tuvimos que empezar de nuevo. Y este es el resultado.

Entrevista Exclusiva a María Garralón

Lleváis representándola desde principios de este año. Para que al lector le pique el gusanillo, cuéntanos ¿De qué va Trampa Mortal?
Trampa Mortal es una obra policiaca sin policías, con un guion muy bueno, y lo que me gusta es que, pese a que el público tiene muchos datos, creyendo saber ya quién ha hecho qué, sorprende mucho al espectador porque en un segundo da la vuelta y es otra cosa. El policiaco es un género que yo no frecuento ni como lectora ni siquiera como actriz, ya que últimamente estaba haciendo dramas, pero me gustó mucho este papel de alemana loca.

Interpretas a una vidente alemana muy particular y un poco entrometida. ¿En quién te inspirastes para hacerlo?
Al principio me costó un poco el acento, pero me inspiré en una amiga alemana de Guardamar del Segura, y yo me dije “esta va a ser mi Helga Ten Dorp”. Al principio yo hacía el papel más fuerte, y ella vino a verme al estreno en Alicante y me dijo que estaba muy bien, pero que parecía más rusa porque pronunciaba mucho las erres, y resulta que los alemanes tiran más hacia la g, sin llegar al extremo del francés. Y me costó mucho, después de hacer todos los ensayos con la erre. El personaje está escrito en clave de humor pero para que el suspense que haya en cierto momento se pueda disipar un poco y hacerlo más liviano.

Uno de tus míticos papeles televisivos es el de Julia en Verano Azul. ¿Sabes algo del remake de la serie, que se dijo que se iba a hacer?
Se anunció, pero yo creo que al final no se hará. Yo creo que cuando las cosas ya están hechas, y han tenido un éxito tan grande, hay que dejarlas estar.

Por tu trayectoria tanto televisiva como cinematográfica podríamos decir que eres una Chica Mercero. ¿Cómo viviste la entrega del Goya Honorífico a Antonio Mercero?
Pues con mucha emoción, la verdad. Porque no está bueno, porque está pachuchito y me da mucha tristeza y mucha pena verle así. No te puedes imaginar qué ser tan inteligente, divertido, tan ameno, tan sabio, tan culto… y de pronto verlo así tan mermadito me da mucha pena. Pero me encantó que se lo dieran, quedó muy bonito y fue muy entrañable.

Con Mercero trabajaste en Farmacia de Guardia, donde tu personaje decía la mítica frase “Para Dentro Romerales”, un chascarrillo que todos hemos dicho alguna vez.
Pues no era una frase que estuviese en guion, sino que surgió porque Cesáreo siempre se equivocaba y abría al revés, y  fue una cosa que surgió en los ensayos sin estar escrito, y mira, funcionó, funcionó.

Recientemente volviste como María de la Encarnación a la Farmacia Cano en el telefilme.
Sí. La última guardia fue un homenaje a esos cinco años que estuvimos de grabación, lo que fue Farmacia de Guardia para Antena 3, como serie para el público y hacia Antonio Mercero, lógicamente.

Farmacia de Guardia tenía unos personajes secundarios de lujo. ¿Cual era tu secundario favorito?
Había fantásticos. Pero me quedo con Doña Paquita, con esos gatos que se convertían en tigres, que no sabes qué vida nos dieron… Y ella era un encanto de persona. Pero había mucho más. Por esa serie pasó media profesión.

Continuaste en Antena 3 con las series Menudo es mi padre y poco después en Compañeros, serie en la cual repetisteis muchos actores, como Miguel Rellán, Julián González, la niña Olga Molina… ¿Fue casualidad que tantos actores coincidierais en ambas producciones?
Fue porque empezamos todos en Menudo es mi padre, la cual tuvo un momento en el que no sabíamos que si seguía, que si no seguía…Y la Productora, Globomedia,  tenía ya el proyecto de Compañeros, y como eran la misma empresa, los mismos productores, y como encajábamos en los personajes, por eso muchos actores pasamos a trabajar en Compañeros.

Aquí en Málaga en dos canales locales pudimos ver el pasado verano la reposición íntegra de Compañeros. ¿Sabes si esto ocurre en otras ciudades?
Pues no tenía noticias. Sé que Farmacia de Guardia la reponen de noche en algún canal de la TDT,  pero lo de Compañeros no lo sabía. Pero me parece muy bien.

En Youtube he descubierto vídeos tuyos participando en el programa La comedia musical española, junto a Maria José Cantudo y Quique Camoiras entre otros.
Fue una serie que se hizo sobre la Revista, y la hacía García de la Vega, y yo participé en dos o tres episodios. Era muy divertido, y cantar, aunque no lo haga bien, es algo que me gusta mucho. Y un género como la revista, en televisión, tan cuidado… Para mí fue estupendo hacer aquello.

Por último, manda el mensaje que quieras a los lectores de Sufridores en Casa.
Que les guste el teatro, que sean buena gente y que disfruten de la vida, que es muy bonita.

 

Fuente: Sufridores en casa